Nota 6

jueves, 16 de junio de 2011

El alma lanza al aire un último grito agónico antes de ser destrozada.

El polvo de los sueños se eleva en el aire y se pierde en el vacío.

Ya nada importa.

Soñar nunca fue más que eso.

La sangre se enfrió....

... todo parece un campo de hielo: congelado, blanco y absolutamente muerto.

L.E

0 comentarios: