Desahogo

jueves, 12 de marzo de 2009

He perdido mi inspiración de una manera que me sorprende. No sé porqué por el día ando tan alegre, pero por las noches parezco hundirme en un mar oscuro de olas agitadas. Siento que mi alma se estruja con cada nuevo suceso, como que de pronto estoy sintiendo el peso de todo lo que el 2008 fue y que yo no había racionalizado realmente.
No me gusta llorar, nunca me ha gustado hacerlo, pero desde hace un tiempo que las lágrimas brotan sin que yo pueda evitarlo. Quizás es el único medio que mi cuerpo conoce para desestresarse, como si soltando lágrimas absurdas pudiera mantener un equilibrio entre mi cuerpo y mi espíritu. Y además de todo eso tengo mucho miedo. Temo que las cosas salgan mal, que todo empeore y que yo tenga que ayudar a sostener una familia que se demorona. Temo que el mundo se venga en mi contra y que yo no sea lo suficientemente fuerte para enfrentarlo. Temo perder todo lo que creo que soy... y quedarme con lo que no quiero ser.
Ni sé porqué escribo esto. De nada sirve que exprese mis problemas de esta forma, pero por el momento no hay nada que me inspire a escribir, ni el amor, ni la tristeza, ni los ideales que mantengo en mi corazón.
No sé qué necesito para volver a encontrar el equilibrio en mi vida.
Apenas llevo una semana de clases y ya no quiero ir, a pesar de que en clases es en el único verdadero lugar en el que me distraigo. Me siento aparte del mundo cuando estoy sola, como tanto me gusta estar, y a la vez siento que la gente me molesta. Cuando necesito hablar con alguien no quiero molestar, y me carga reprimirme e intentar mostrar una fuerza que siento que se me agota cada día...
A veces creo que estoy entrando en una estado al cual no quiero llegar. Siempre he dicho que la depresión no existe, pero me siento ahogada en mis cuatro paredes corporales. Es como si yo misma fuera muy pequeña para todo lo que albergo y como que en mí misma no encontrara punto de escape, estancada en un punto muerto de la vida.
Nada más que decir.
D.

3 comentarios:

Javi dijo...

Hola:

Llegué de curioso acá. Me parece un bonito blog, felicitaciones.

Respecto a lo que sientes, todos pasamos por estados similares a lo largo de nuestra vida. Es parte del ser humano. Además, ten en cuenta que la mente es negativa. No le des tanta vuelta a las cosas, y disfruta lo que tienes; muchas veces, perdemos de disfrutar, pensando en cómo sería. Lo único que podemos manejar es nuestro presente. El futuro, te lo construyes cada día.

Ánimo y un abrazo. Y, aunque no nos conocemos, espero de verdad que levantes. Suerte. Y sigue escribiendo; a veces, es la mejor terapia ;-)

Emma. dijo...

Amiga,
sabes que cuentas con personas que van a estar ahí siempre... cuando no puedas más, cuando sientas desfallecer, cuando se te oprima el pecho, las lágrimas acudan a tus mejillas más rápido que una risa y cuando tu pluma no quiera deslizarse más por falta de insipiración.
También sabes que nunca molestarás cuando necesites el desahogo, cuando quieras llorar con alguien o siemplmente hundirte en un café.
Te quiero mucho =) ánimo y espero nque pronto vuelvas a la Dani de día y de noche a la que nos tienes malacostumbradas...
Siempre ahí!
Carla.

TILDITA dijo...

Ánimosos abrazos virtuales, y que se solucionen los enredos, pequeña!