Encontrarte

viernes, 17 de julio de 2009

Creo que a veces es colplicado comprender porqué algunas cosas que parecen tan ajenas a ti te afectan. Sí, a veces crees que algo así jamás podría perturbar tu alma, pero lo hace, y es entonces cuando todo parece desmoronarse.
En el preciso momento en el que te das cuenta que el abismo está a sólo un paso es que te preguntas porqué piensas en que no puedes saltar. En ese instante en que tu alma solitaria parece conectarse con una tan solitaria como ella misma, es que te cuestionas una vez más qué puedes hacer para evitar la tentación de mantenerte segura en el equilibrio de una vida que parece no pertencerte.
.
.
¡Quiero saltar entre las lenguas de fuego y quemarme con ellas!
¡Quiero sentir tu aliento hasta embriagarme de él!
¡Quiero saber qué se siente estropear lo hecho y caer derrumbada!.
.
.

Perderme en tu mirada y sentir en ella el reflejo de mi alma. Un espíritu trisado que olvidó quien era, y que solo vive de quien intenta ser.
Una palabra que convierta en cenizas mis murallas de acero, y que me permita encontrar la luz... aún entre la bruma de una noche sin luna alguna.

Tres besos: en la mejilla, en los labios, y bajo el mentón.

Aquella señal húmeda y freca que me recuerde quién era desde un inicio y en quién no me debo transformar.

Como un hechizo arráncame el control de las manos. Si lo haces, yo prometo arrancar mi corazón y entregártelo. Tal como debería ser. Yo no merezco ni mi corazón ni mi vida. No, no merezco nada mientras tú no estés en ella también.
.
Porque en un mundo donde nuestras almas no se encuentren, ni tú ni yo merecemos la vida. Sin los hilos de plata entrelanzados en nuestros futuros, la realidad es que no hay futuro alguno. Sólo un tú alejado de un yo. Y un nuestro confundido en el eterno firmamento.

1 comentarios:

M.B. Black dijo...

wow wow wow
me dejaste sin palabras
suelo tener una frase que me haya gustado sobre las demas... pero
todo esta completamente wow
saludos, besos y abrazos(:
chocolates y bombones tambien, si te gustan ^^

~ M.B. Black